Pareja bailando y coche

Su fecha de nacimiento decía que estaba jubilada, pero su corazón era joven y así, lo reflejaba su alma.

Un día, paseando por la calle se encontró  con un hombre  que no conocía, pero que le transmitió mucho sin que pudiera saber el motivo. Quizás porque tenían una edad similar, tal vez porque paseaba solo y que aquello, le hiciera pensar que podía ser viudo como ella… puede que fuera por sus ojos claros o incluso porque no se valía bien por sí solo y necesitaba la ayuda de un bastón para andar. Nunca supo si fue algo de esto o si por el contrario, fue algo imperceptible a su razón; pero lo que ella jamás sabrá es que sus almas bailaban al mismo son y se entendían a la perfección.

Estaban hechas para estar juntas, pues a pesar de que físicamente sus cuerpos reflejasen el paso de los años, el interior se mantenía vivo, alegre, joven y tenían unas ansias por bailar y demostrar al mundo de todo lo que todavía eran capaces y en parte, desconocían, porque el mundo les había frenado en su juventud.

Más de lo que ellos no se percataron es que sus almas sabían que eran idóneas desde el primer momento en el que se conocieron, en su niñez, cuando nuestra protagonista pasaba las vacaciones en el pueblo de sus padres.

Autora del texto: Natalia Ortiz

Fuente de la fotografía: Pixabay