Microrrelatos violencia de género

Nunca es tarde para que te amen - Carta flores

En una de las anteriores entradas, escribí sobre el IV concurso de microrrelatos contra la violencia de género “Jóvenes con mucho que contar” que tuvo lugar el año pasado así como los ganadores y el acto de entrega de premios.

El año anterior, en 2017, fue la tercera edición, mediante la cual conocí la existencia del concurso, y en la que se presentaron más de 300 jóvenes.

Yo participé con el microrrelato “Nunca es tarde para que te amen”, el cual fue uno de los 45 relatos seleccionados en homenaje a cada una de las 45 mujeres que por desgracia, a fecha del concurso, fueron asesinadas en España por sus parejas o exparejas en el año 2017, por lo que mi microrrelato junto al resto de seleccionados en un pequeño libro que fue distribuido por centros escolares con el objetivo de enseñar y ayudar a niños y a adolescentes.

Nunca es tarde para que te amen - Desamor flor sobre piano

Mi microrrelato

Nunca es tarde para que te amen

Dicen que cuando estás enamorado, estás ciego. Solía pensar que era un decir y que por tanto, yo era consciente de todo en mi relación. Sin embargo, llevo sólo unos meses saliendo con mi novio y ha sido tiempo más que suficiente para darme cuenta de todo aquello que no quise o no pude ver durante el tiempo que estuve con mi ex. Y es que aquellos dos años que pensaba que estaban llenos de amor y protección, en realidad estuvieron llenos de lo contrario.

Solía pensar que me protegía cuando miraba mis contactos en el móvil o me decía que sólo podía salir con mis amigas y nunca con chicos por lo que ellos pudieran hacerme. En aquel entonces, la carrera me resultaba complicada y tenía algunos problemas familiares, así que cuando me engordé, pensé que era normal por la situación que tenía en casa. Pero no. Todo fue por él, quien me hundía al controlarme en cada paso que daba y me decía lo que tenía que hacer, ya que según él, nunca hacía nada bien.

Ahora Jorge, que no se parece en nada a él, me ha enseñado lo que es amar a alguien: es tener un espacio en común a la vez que un espacio personal, es escucharse y apoyarse mutuamente tanto en los momentos buenos como en los malos, es compartir algunas aficiones y otras no, es no imponer ni controlar, es querernos por cómo somos por dentro, es confiar el uno en el otro y lo que ello implica, pero sobre todo he aprendido por mí misma a ser feliz y es que él se ha convertido en mi eterna sonrisa.

Nunca es tarde para que te amen - Globo amarillo con sonrisa dibujada

Autora del texto: Natalia Ortiz

Fuente de las imágenes: Pixabay