¿Cuántas veces has pensado en hacer algo de diferente manera y no puedes cambiarlo? ¿O cuántas veces hubieras deseado haber tomado otras decisiones?

Seguramente muchas. Seguramente todos hemos pensado en ello en mayor o menor medida, en función de nuestras circunstancias personales, según lo que hemos vivido, por suerte o por desgracia, y lo que hemos hecho.

Chico esperando en estación de tren

Es verdad que hemos podido tomar distintas decisiones. A veces hemos tenido muchas opciones, otras no, pero sea como sea, sólo hemos elegido una en cada paso que hemos dado. Elegimos e intentamos hacer lo que es mejor.  También es cierto que hay momentos, circunstancias que son ajenas a nuestros deseos, acciones o decisiones y que nos llevan a un resultado que no podemos cambiar al igual que no hemos podido influir en ello.

Estación de tren

Es evidente que aunque queramos no podemos evitar muchas de las cosas que nos ocurren así como no podemos cambiarlas tampoco. 

Por otro lado, aunque sea algo imposible a día de hoy, la tecnología está en continua evolución y eso me invita a pensar en que, quién sabe, quizás dentro de unos años podríamos cambiar el pasado, tal y como pretendemos en las películas de ciencia ficción. Todo ello espero que con buenos fines, aunque tendría que haber ciertos límites porque como sabemos, todo mal utilizado puede llegar a ser muy peligroso.

Pero si tuvieras la oportunidad de viajar al pasado y cambiar algo que ha sucedido o pudieras hablar con tu yo más joven para darte uno o varios consejos que te permitan no cometer ciertos errores, piensa: ¿qué te dirías? 

Autora de la entrada: Natalia Ortiz

Fuente de la imagen: Unsplash